Visión económica del deporte

20 enero 2018 / Comments (0)

Opinión

Saludamos 2018 con este primer editorial de la recién creada página web de la Sociedad de Economía del Deporte (SEED). La Junta Directiva, elegida en la asamblea del 2017, ha puesto en marcha los mecanismos necesarios para el reconocimiento formal de la sociedad: inscripción de SEED en el registro de asociaciones, creación de una cuenta corriente donde gestionar todos los aspectos económicos de la misma, encargo a la secretaría técnica de las cuestiones administrativas y de preparación del recibo de la cuota anual (o, mejor dicho, de la cuota de parte del 2017 y de todo el 2018), además de garantizar la actividad corriente con la asignación de la sede del CIED a Málaga, establecimiento de contactos con organismos públicos y privados y con otras asociaciones para llegar a acuerdos de colaboración y, como enunciaba al comienzo, la puesta en funcionamiento de la web corporativa.

El deporte, entendido como sector de actividad económica, se ha hecho un lugar en el panorama social, económico y político en la sociedad actual. Sin embargo, queda un largo camino por recorrer y en este sentido, según rezan los principios fundacionales de nuestros estatutos, la SEED está en condiciones de contribuir de manera destacada a conseguir el reconocimiento de la sociedad en su conjunto y de sus principales agentes, en particular.

En las fechas inmediatamente anteriores al cierre del año natural o en los primeros compases del nuevo año suelen aparecer en los medios artículos de resumen y de prospectiva sobre determinadas temáticas. Existe una total coincidencia en decir que 2017 cierra un ciclo de una cierta recuperación económica y que, de una forma u otra, nos sitúa de manera general en el lugar en el que nos encontrábamos al estallar la crisis financiera. Una década en la que el sistema deportiva ha seguido creciendo y es de los sectores económicos con mayor resistencia al vendaval de una crisis generalizada. Es cierto, sin embargo, que no todos han vivido de la misma forma el impacto de la crisis pero los indicadores económicos nos ilustran de que, en general, el empleo y la creación de empresas deportivas y de actividad no se ha visto tan afectada como ha ocurrido en otros sectores. Queda una huella que perdurará en el tiempo aunque también es cierto que en las situaciones de crisis los sectores se reordenan y se reorganizan. La aparición de los fenómenos del tipo low cost, especialmente en el sector del fitness, constituye un buen ejemplo de lo dicho anteriormente. Los avances tecnológicos siguen su trayectoria imparable y, por ende, las entidades y empresas deportivas se cuestionan cómo abordar su particular renovación digital que tiene que ver con la relación con proveedores, clientes e incluso la propiedad o asociados.

En una situación de entorno económico que muestra síntomas de recuperación, la mayor parte de los indicadores muestran que el sistema deportivo goza de una buena salud. Esta afirmación debe matizarse en el sentido de que siguen existiendo determinados riesgos y facetas en la que mejora constituye una asignatura pendiente. Las estadísticas oficiales señalan que tanto desde el punto de vista de la oferta (empresas y entidades deportivas, instalaciones y equipamientos, actividades y eventos deportivos, aparición de nuevas líneas y modelos de negocio y, en definitiva, empleo) como desde la demanda (practicantes de las distintas disciplinas deportivas, interés por el deporte, asistencia a espectáculos deportivos en directo o a través de cualquier tipo de medio de comunicación), el deporte está vivo y gana lugares en el orden de prioridades de empresas, administraciones públicas y de la ciudadanía.

La relación de pendientes inmediatos para el 2018 queda encabezada por la nueva Ley del Deporte que deberá incluir los aspectos imprescindibles para garantizar el buen gobierno y la financiación de las entidades deportivas. El dossier anual de Palco23 señala cuáles son, en su opinión, las 10 claves de la futura normativa y destaca, entre ellas, los tema de la gobernanza, modernización e independencia de las federaciones, así como la necesidad de avances decididos para solventar los problemas derivados de los delitos fiscales, dopaje, la violencia y racismo. No escapa de este panorama la regulación de las profesiones deportivas y la defensa de la situación en la que se encuentran los deportistas no profesionales.

Por su parte, el blog del máster en Dirección y Gestión Deportiva de la UPF Barcelona School of Management publicaba hace tan solo unas semanas el resultado de una encuesta de opinión a expertos del sector en el que se les solicitaba que señalaran cuáles eran, a su modo de entender, los principales retos del sector. Las nuevas formas de patrocinio, la consolidación de los eSports, la sostenibilidad económica y la transformación digital de las organizaciones deportivas, así como el alcance del fenómeno del big data en el sector, fueron los ítems más votados.

La implicación económica y en la gestión de cualquiera de estos cinco aspectos resulta inmediata si, como indica el informe de Palco23 del día 2 de enero último sobre los grandes retos del sector del deporte para el año 2018, le añadimos la repercusión económica del aumento salarial de los trabajadores de instalaciones deportivas, la fiscalidad de deportistas y de entidades deportivas (que esperan cual agua de mayo una relación más favorable del patrocinio y mecenazgo), el reordenamiento de los mercados de distribución de ropa, calzado y materiales deportivos y del de los derechos televisivos de las grandes competiciones deportivas.

Desde la perspectiva del consumidor, también aparecen coincidencias entre las apreciaciones del informe de Palco23 con el estudio del practicante deportivo de alcance nacional y publicado hace unos meses por Indescat, el Clúster de la Industria del Deporte en Catalunya. La salud se manifiesta como el argumento principal de las personas que practican deporte, ya sea por razones preventivas o como hábito de vida. Las mujeres, los jóvenes y también las persona mayores son los grupos que, en relación con un estudio similar llevado a cabo en el 2012, experimentan mayores tasas de crecimiento en cuanto a la práctica deportiva. La práctica deportiva supone cada vez más, según dichas fuentes de información, el uso de tecnología ya sea como aspecto imprescindible para mejorar y monitorizar el rendimiento deportivo como también para ilustrar de forma lúdica la experiencia vivida y compartirla con amigos y familiares. Las entidades y empresas deportivas hacen bien en atender a los resultados de estos trabajos sobre la práctica deportiva que, a la espera de la siguiente oleada de la encuesta de los hábitos deportivos de los españoles, indican por lo menos dos aspectos interesantes: la aparición de nuevas oportunidades de negocio y de mejora de la competitividad de las empresas del sector, así como el aumento del gasto incurrido por las familias españolas en relación con el fenómeno deportivo en el sentido más amplio del término.

Un lugar común en la mayor parte de las actividades que tienen relación con el deporte es la creciente voluntad de los practicantes y seguidores en aumentar su cuota de implicación con el fenómeno deportivo. La experiencia acaba resultando única y excitante y, además, se busca la forma de compartirla de manera inmediata y cada vez con mayor riqueza de detalles. Para responder a esta necesidad de todas aquellas personas que hacen del deporte una forma de vida, los organizadores de eventos y espectáculos deportivos como también los gestores de instalaciones deportivas se ven cada vez más abocados a responder de una forma adecuada a las expectativas generadas. La tecnología, la transformación digital, la transformación de los datos en conocimiento al servicio de la mejora del servicio prestado son instrumentos que se convierten en aspectos clave de la mejora. Para ello, las entidades y empresas deportivas deben dotarse de mayores y mejores recursos tanto físicos, de capital y, por supuesto, de personal cualificado para dar respuesta a los retos planteados.

La SEED aparece en la escena de las asociaciones científicas con la firme voluntad de contribuir a que el deporte alcance el lugar que le corresponde en la escena de la vida de todos los ciudadanos, independientemente de su origen, condición y estatus. Estamos firmemente convencidos de que nuestra contribución será bien recibida y será efectiva, contando con la colaboración de nuestros asociados y seguidores.

Carles Murillo

Presidente de la SEED

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: