Plutarco: La Liga y la Premier no han sido vidas paralelas

12 febrero 2018 / Comments (1)

Opinión

A mediados de la década de los 80s del siglo pasado se produce la tragedia del estadio Heysel en Bruselas en la final de la Copa de Europa entre el Liverpool y la Juventus, a raíz de la cual los equipos ingleses fueron expulsados de la Copa de Europa durante cinco años. Una época convulsa para una liga que había ganado cuatro de las cinco Copas de Europa en los años anteriores (Nottingham Forrest, Aston Vila y el Liverpool dos veces). No fue el único acto que perjudicó al futbol inglés: el hooliganismo que venía de décadas anteriores, el incendio de Bradford, los disturbios de Luton, la otra tragedia de Hillsborough.

En España, en 1984 se aprueban los Estatutos de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) y en 1985 se firma el Primer Plan de Saneamiento que pretendía, por un lado, que los clubes de las  máximas categorías del fútbol salieran de la tutela de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y, por otro lado, que los clubes pudieran sanear sus balances que presentaban deudas crecientes achacadas a los gastos que tuvieron que hacer los clubes para remodelar los estadios como consecuencia de la celebración en España de la Copa del Mundo de 1982. Nadie abogó por los gastos que tuvieron que hacer los ayuntamientos en los casos de que la propiedad fuera municipal. Ese año 1985 se aprobó el Decreto 1006, que permitía que los jugadores pudieran cambiar de equipo pagando la cláusula de rescisión. Un decreto de estas características era impensable en esos años no sólo en el fútbol británico sino en el fútbol europeo.

En 1992 se crea la Premier y en España los clubes fútbol de primera y segunda divisiones son obligados a convertirse en Sociedades Anónimas Deportivas (SADs). Antes de ese año tanto la Premier como La Liga ya habían negociado sus primeros contratos televisivos. El reparto lo gestionaban la Federación inglesa y la LFP y era un criterio similar donde la cantidad más importante (50%) se repartía por igual, el 25% según la clasificación y el otro 25% según el número de partidos televisados. En primer partido televisado en la liga inglesa fue en enero durante la temporada 1985-86, el primer contrato televisivo en la liga española fue firmado por la LFP y Televisión Española para la temporada 1986-87. Estas son las pocas coincidencias pues precisamente a partir de la temporada 1992-93 entra en escena Rupert Murdoch para utilizar la Premier como el principal gancho para la venta de suscripciones a SkyTV. La presencia de empresas que también querían los derechos de la Premier: Setanta, ESPN (absorbida su filial británica por BT Sport en 2013), ITV televisión, o los nuevos rumores de la puja de Facebook o Amazon, ha generado una competencia que desde entonces sólo ha visto a los precios subir y subir hasta unas cifras inalcanzables hoy para el resto de las ligas de fútbol europeas[1].

 

 

En España se perdió una gran oportunidad con la guerra por los derechos televisivos en los años 1995 y 1996 entre las empresas de Audiovisual Sport-Gestora de Medios Audiovisuales, del grupo de Antonio Asensio y Sogecable de Grupo de Jesús Polanco. El incremento de los precios de dichos derechos aumentó más del triple, pero a diferencia de la Premier la negociación de tales derechos no se hizo de una manera centralizada si no que cada club vendió sus derechos individualmente. La política en las dos ligas era toralmente diferente: mientras en la Premier importaba principalmente incrementar los ingresos para repartirlos entre sus clubes con una proporción menor de dos a uno entre el club que más cobraba y el último de la Premier, en España no era el principal objetivo la maximización de las ventas pues la Liga de Fútbol Profesional no podía hacer nada al respecto y al FC Barcelona y al Real Madrid lo que les interesaba era mantener la situación para cobrar más de quince veces que el equipo que menos cobraba en primera división.

Esta situación duro prácticamente dos décadas. La Premier cobrando cada vez más en cada contrato y la situación en España sin modificaciones apreciables hasta que en el año 2015, debido principalmente por la presión que los clubes sintieron ante las deudas que mantenían con el Estado, Hacienda principalmente, en una situación económica que estaba en crisis desde 2008 y que para los clubes parecía no estar existiendo. En ese contexto el Real Decreto-ley 5/2015, de 30 de abril,  posibilita que otra vez la LFP pueda vender centralizadamente los derechos televisivos de todos los clubes y que cambie el paradigma de comportamiento: ahora maximizar las ventas es el objetivo y, aunque con evidentes ventajas para el FC Barcelona y el Real Madrid, la diferencia entre el que más  cobra en La liga por los derechos televisivos y el que menos se ha reducido a una proporción menos que cuatro a uno[2].

La venta centralizada de los derechos televisivos ha permitido que La Liga sea actualmente la segunda de las grandes ligas en tales ingresos, debido a la presencia de las dos figuras mundiales de la última década: Cristiano Ronaldo y Messi y la presencia de otros jugadores que también estaban en La Liga y obtenían los principales premios individuales: Griezman, Iniesta, Xavi y el propio Neymar en sus años en el Barcelona, aunque su marcha a Francia es un fiasco para la futura negociación de los derechos televisivos de la LFP.

Aunque aparentemente hay un cierto paralelismo entre La Liga y la Premier no lo es en el reparto de los ingresos televisivos. En la temporada 2016-17 el Everton, séptimo clasificado, recibió 146´9 millones de euros, cantidad similar a la que percibió el Barcelona y qué decir de los 173 que ha recibido durante la temporada 2016-17 el campeón de la competición, el Chelsea, muy por encima de los 140 que ha ingresado el Real Madrid, campeón de la Liga. Las cifras más sorprendentes en la comparación no son las de arriba, sino las de abajo. El Atlético de Madrid, tercero en el reparto en España está muy por debajo del último clasificado en la Premier, el Sunderland, quien pese a percibir 107 millones de euros siendo televisado solo en 8 ocasiones, acabó descendiendo. Solo FC Barcelona y Real Madrid tienen números Premier en cuanto a ingresos por derechos televisivos se refiere.

Este equilibrio en el reparto inglés frente al desequilibrio español permite a clubes ingleses de media tabla para abajo acceder a futbolistas que solo las tres grandes entidades españolas pueden permitirse. Entre los veinte clubes que pagan salarios más altos en la temporada 2016/17 nueve son ingleses por cuatro españoles, aunque los tres primeros son el FC Barcelona, Paris Saint Germain y Real Madrid. Los salarios son un gran atractivo para los grandes jugadores, la brecha de La Liga con la Premier en los ingresos no parece reducirse y, entre otras cosas con la llegada de más entrenadores europeos, no es de extrañar que los cinco equipos ingleses que participaron en la UEFA Champions League hayan superado la fase de grupos. Eso hoy parece fuera del alcance de los equipos españoles.

[1] En la temporada 2016-17 la Premier ingresó 2.754 millones de euros (el 42´3% de las cinco grandes ligas), La Liga 1.247 (19´2%), la Bundesliga 1.002 (15´4%), la Serie A 924 (14´2%) y la Ligue 1 578 (8´9%). Marca 4/01/2018.

[2] El FC Barcelona 146´2 millones de euros y el Leganés y Alavés 39´3. AS 3/01/2018

 

Plácido Rodríguez Guerrero

Presidente Honorífico de la Sociedad Española de Economía del Deporte

One Response to :
Plutarco: La Liga y la Premier no han sido vidas paralelas

  1. Muy buen artículo.

    Siempre he defendido la opción del porqué las grandes ligas europeas y los clubs profesionales, no se quitan la mascara y dicen que su principal actividad no es la deportiva sino la de ganar dinero, acto este que es completamente licito, vaya por delante.

    Si su principal actividad es la de ganar dinero y siguiendo el ejemplo de las grandes ligas americanas, ¿por qué no hacen un reparto más proporcional de sus ingresos?
    Me explico, por que no se reparten el dinero de las televisiones de manera inversamente proporcional a su clasificación el año anterior, para hacer sus ligas más competitivas.

    No dispongo de datos económicos pero estoy seguro que durante las disputa de la liga 2013 / 2014 los ingresos, la visualización de los partidos, y la venta de partidos, debido aumentar considerablemente al haber tres equipos con posibilidad de ganar la liga hasta prácticamente la última jornada.

    Y si están para ganar dinero, ¿por qué se permite que dentro de una liga existan dos ligas paralelas?, por qué unos somos Sociedades Anónimas deportivas y seguimos permitiendo que coexistan con Clubs Deportivos.

    Y si están para ganar dinero ¿por qué no ponemos un tope para pagar a nuestros activos?, si son las sociedades las que exponen su dinero, porque no dejan de robarse jugadores haciendo que sean estos los que salgan beneficiados de estas acciones o sus “padres” o agentes y se marcan topes salariales…..

    Me faltan datos, pero igualar las competiciones fomenta la calidad de las mismas y mejora las ventas.
    El fijar el precio y las escalas salariales, como si de un convenio colectivo se tratara, evitaría gastar cada vez más en jugadores mercenarios que a los seis meses de renovar su contrato ya esta pidiendo más dinero.

    Los jugadores Top van a cobrar la misma cantidad de dinero este en el equipo que estén, mejoraría la economía de los clubs, acercarían a loso jugadores a la tierra, y conseguirían que las sociedades deportivas invirtieran en otras secciones deportivas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: