La Copa del Rey y de la Reina de Hockey Valencia 2018. ¿Evento deportivo o competición deportiva?

Del 9 al 11 de marzo se disputaron en Valencia la Copa del Rey y de la Reina de Hockey. Es pronto todavía para poder evaluar de forma objetiva y con datos suficientes los resultados de la competición. Más adelante podremos dar cuenta de los diferentes estudios llevados a cabo en colaboración con la Universitat de València (FCAFE) y con la Universidad Católica de Valencia. Por el momento, podemos adelantar que, por lo vivido en los campos de hockey del Poliesportiu Municipal Verge del Carme-Beteró, la relación de los objetivos y las estrategias planteadas con los resultados obtenidos, la valoración final es positiva.

¿Cómo puede un deporte, que a nivel nacional lucha por llegar a 20.000 fichas federativas, conseguir grandes resultados deportivos a nivel internacional? ¿cómo puede ese mismo deporte, en una competición nacional, reunir a 10.000 personas a lo largo de 3 días viviendo y disfrutando del hockey? Esto es algo que, hasta la fecha, no tenía una respuesta clara pero que a partir de la experiencia vivida en Valencia hace unos días será más fácil entender y repetir.

La Copa del Rey y de la Reina de Hockey es la competición más importante del calendario anual nacional. Se trata de las modalidades deportivas que acumula más ediciones disputadas (101 ediciones en la competición masculina y 33 ediciones en la femenina). Tradicionalmente, la competición se ha disputado en las sedes de los clubes que la disputan. En esta oportunidad, gracias al interés de la Real Federación Española de Hockey (RFEH) y a la fuerte apuesta de la Federación de Hockey de la Comunidad Valenciana (FHCV) por llevar ese tipo de eventos a otro nivel, Valencia se ha convertido en la primera sede neutral de esta competición y se ha convertido de nuevo en referencia en la organización de eventos.

La decisión de llevar a Valencia esta competición se basaba en tres objetivos principales:

  1. Superar la cifra de los 1.500 espectadores que suele haber en este tipo de eventos, con la dificultad añadida de ser una sede neutral y siendo además la primera ocasión en la que se cobraba entrada.
  2. Asegurar la viabilidad económica del evento, generando ingresos privados que complementasen las ayudas públicas. Para ello, se instó a la organización a colaborar con una empresa privada, en este caso OnSports, para que fuese la encargada de conseguir nuevos patrocinios y, además, gestionar los alojamientos. Esta no es una tarea sencilla, dado que el hockey sigue siendo un deporte minoritario y sigue sin suponer un fuerte atractivo para las marcas. Además, aspectos como la libertad de los equipos para poder gestionar sus desplazamientos y alojamientos de forma ajena a la organización, suponen un hándicap que no solo condiciona el quehacer de los organizadores, sino que es un elemento muy influyente a nivel económico.
  3. Asegurar la retransmisión televisiva de los partidos, con todos los aspectos técnicos y protocolarios que conlleva, y la excelencia de las instalaciones en las que se competiría.

La experiencia de la Federación de Hockey de la Comunidad Valenciana (organizadora del  Preolímpico de Hockey en 2015, el torneo 6 Naciones masculino en 2016 y el Eurohockey en 2017, entre otros) ha sido el contrapunto decisivo para el éxito. Para que todo haya resultado según lo previsto, ha sido necesaria una apuesta por tener instalaciones de primer nivel. Valencia dispone de dos campos. Uno de ellos fue pionero en el sentido de ser el primer campo con la superficie que se utilizaría luego en los JJOO 2016. Esto provocó un aumento de los stages de equipos en la ciudad, motivados por entrenar con las condiciones más similares a las que se encontrarían en Río. El segundo campo, instalado por Mondo Ibérica, ha sido homologado con la máxima distinción de la FIH, por lo que la Federación de Hockey de la Comunidad Valenciana cuenta con dos escenarios de máximo nivel.

Otro de los factores de éxito ha sido el cambio de formato del evento pasando de ser una competición deportiva con espectadores, a un evento deportivo de máxima participación y una fiesta lúdico-deportiva,. A este cambio de modelo ayudó la cercanía de las fechas de la competición con la fiesta de Las Fallas. Así pues, a nivel de comunicación se lanzó el mensaje de que Valencia sería la sede de “La Fiesta del Hockey Nacional”. El evento se presentó a toda España mediante un acto del sorteo de partidos realizado en el Oceanográfico y la celebración de jornadas de promoción en la Plaza de la Virgen, dos sitios emblemáticos de la ciudad y referentes a nivel turístico.

Era evidente que solamente con el público local, sin la existencia de un equipo anfitrión, era difícil cumplir con el reto que nos habíamos planteado, por lo que había que ofrecer cosas distintas para conseguir generar un atractivo en los familiares y aficionados de los equipos que debían desplazarse y también en la población objetivo de la ciudad. En ese sentido, se ofertaron 3 competiciones paralelas al torneo senior: torneo alevín masculino y femenino, torneo de hockey mamis, Veteranas +40, veteranos +60 y +65 y Hockey plus.

Los torneos alevines traen consigo un alto grado de turismo familiar con padres, madres y acompañantes de los jugadores. El hockey mamis es una de las actividades de hockey recreativo que está despuntando en todas las ciudades, cada vez con una mayor representación de equipos, ayudado por el hecho de que el colectivo que lo disputa tiene solvencia económica suficiente como para que este hecho se traduzca en un potencial consumo de los servicios ofertados por la organización. Esto mismo sucede con las categorías de veteranos. Completando la oferta, en una idea de evento de todos y para todos, no podía falta el Hockey Plus para personas con diversidad funcional, una categoría que se ha convertido en un referente, impulsada desde Catalunya, gracias a la labor de Jordi Lobo y el apoyo del BBVA, y que ha supuesto un destacado elemento de inclusión social en la Copa.

Las actividades paralelas traen consigo la posibilidad de realizar ofertas a grupos. Se crearon paquetes cerrados con todo incluido, sin dejar la opción de participar en las competiciones fuera de esta oferta, ajustando un precio muy competitivo que incluía alojamiento, manutención, competiciones, trofeos, obsequios, entradas, consumiciones, conciertos, Fun Zone con sala eSports, animación, concursos, etc. El precio de estos paquetes oscilaba entre 70 y 120 euros por participante, gracias a los acuerdos alcanzados con los hoteles y proveedores asociados al evento.

El resultado ha sido la participación de 30 equipos alevines (18 masculinos y 12 femeninos), 6 equipos de mamis y 12 equipos de hockey plus, además de las selecciones nacionales máster +60 y +65 masculina y +40 femenina que, aunque no tuvieron competición como tal, llevaron a cabo partidos amistosos con un excelente ambiente. En total, estas actividades paralelas reunieron a alrededor de 50 equipos y más de 600 participantes directos. Si a esta cifra le sumamos los 400 participantes de la competición oficial, 150 voluntarios y 70 miembros del comité ejecutivo, jueces, árbitros, prensa, invitados y VIP, obtenemos un volumen total de participantes que alcanza casi la cifra de 1.500 personas y, en consecuencia, una gran atracción de espectadores que se tradujo en la venta de cerca de 1.000 entradas. Además, desde la organización se trabajó para generar promociones para colegios, lo que permitió que el viernes por la mañana 1.500 escolares pudiesen disfrutar del evento y aportar animación. Teniendo en cuenta los 2.500 usuarios habituales de las instalaciones, que acuden de forma regular durante el fin de semana, la organización estima el paso de casi 7.000 personas, con más de 10.000 usos, entre los tres días de competición.

Las reacciones no se han hecho esperar, y tanto participantes, como la RFEH y resto de instituciones, clubes y espectadores, han mostrado su felicitación y agradecimiento por la propuesta y el trabajo llevado a cabo. El seguimiento en los medios, destacando la emisión de las dos finales por Teledeporte el domingo y un amplio reportaje, ha superado a cualquier otro evento disputado de hockey nacional. Desde la organización de Valencia, deseamos haber marcado un antes y un después y haber hecho entender a todo el hockey español la necesidad de consumir nuestro propio deporte. Si queremos aumentar el valor del hockey, generar interés en la empresa privada, orgullo y reconocimiento en las entidades públicas, y aumentar la popularidad y los practicantes, acciones como las vividas en Valencia tienen que empezar a ser una costumbre. En el horizonte ya tenemos un nuevo reto, la participación de la Selección Nacional en la liga mundial de hockey que comenzará el 19 de enero de 2019 en Valencia, y que de entrada requiere un estadio de 4.000 espectadores, televisión con emisión en los 5 continentes y lleno absoluto en las gradas, contribuyendo de nuevo al fomento del deporte y del turismo deportivo en la ciudad, dando a conocer nuestra razón de ser.

¡Viva el Hockey!

Josep Crespo Hervás

Coordinador general de la Copa del Rey y de la Reina de Hockey

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: