Finalización del proyecto NASME “New Age for Sport Management in Europe”

4 marzo 2019 / Comments (0)

Opinión

La gestión deportiva ya es un área totalmente reconocida en el mundo de las profesiones del deporte. En la actualidad, conocemos a grandes profesionales en la dirección y gestiones de entidades o instalaciones deportivas, así como grandes investigadores y académicos. Sin embargo, prácticamente en ninguno de ellos hace lo mismo, tiene los mismos conocimientos o ha desarrollado las mismas competencias.

Por tanto, existe mucha heterogeneidad en el sector de la gestión deportiva, tanto en la oferta de actividades y puestos de trabajo, como en los perfiles profesionales que los solicitan. No es posible definir qué conocimientos, habilidades y competencias debe tener un profesional de la gestión deportiva, y menos aún, cómo debe conseguirlas. Si ponemos la vista en España, ya encontramos una gran variedad de formas de afrontar este camino profesional, pero si miramos a nivel Europeo, el problema se multiplica. Países como Alemania tienen más de 35 grados especializados en gestión o negocios deportivos, Francia dispone de varias escuelas de negocios específicas para el deporte y Reino Unido incluye programas de grado con diversas especialidades en gestión deportiva. Sin embargo, encontramos que se ofertan desde Facultades de Economía, Sociología, Deporte o Negocios, indistintamente.

Por dicho problema nació el proyecto New Age of Sport Management Education in Europe (NASME), que recoge el testigo del proyecto europeo AEHESIS (Aligning a European Higher Education Structure in Sport Science). Sus resultados mostraron que la Gestión Deportiva es un área compleja, que necesita atención especial y ampliar los esfuerzos. Es un área muy heterogénea y multidisciplinar, que adquiere diversas peculiaridades en función del sector deportivo (deporte profesional, deporte federado, empresas deportivas, gran peso del sector público, etc.). NASME es un proyecto Europeo que reúne expertos de 9 países, dirigido por la University College of Norhtern Denmark, cuenta con la participación del Grupo IGOID como socio en España. El resto del consorcio está compuesto por Mykolas Romeris University (Lituania), Haaga-Helia University of Applied Sciences (Finlandia), Masarykova Univerzita (República Checa), Universite de Montpellier (Francia), Universitaet Leipzig (Alemania), Norwegian School of Sport Sciences (Noruega) y Democritus University of Thrace (Grecia).

Este proyecto ha estado por tres fases. En primer lugar, un estudio del mercado laboral y la formación en materia de gestión deportiva que existe en la actualidad en cada país socio. En segundo lugar una toma de datos mediante cuestionarios a 60 directivos de los cuatro sectores identificados (entidades nacionales, clubes, empresas privadas de instalaciones deportivas y servicios deportivos municipales), sobre competencias actuales y competencias que se necesitarán en el futuro. Por último, entrevistas con directivos con toda una vida dedicada a la dirección y gestión en el sector deportivo.

 

En la actualidad ya se han finalizado las 3 fases, y se han conseguido todos los resultados individuales por país. El último punto será poner en común todos los informes parciales y crear una guía que sirva de base para un currículum común en la formación superior en gestión deportiva. Mediante este post queremos adelantar y compartir las principales conclusiones y aportaciones desde España, que pasamos a enumerar:

  • Existe una imperiosa necesidad de normalizar la formación superior en gestión deportiva. Aunque el perfil de gestor deportivo debería tener unas competencias claras, en la actualidad existen muchas alternativas para poder llegar a puestos de dirección deportiva, y cada una incluye habilidades y competencias completamente diferentes. Además, estas diferencian se acentúan aún más al comparar con el resto de países europeos. Por tanto, es necesario determinar un perfil de resultados de aprendizajes y competencias que deberían ser cubiertos en la formación de gestores deportivos.
  • Aunque la internacionalización es un ámbito totalmente necesario para el futuro de la formación, es importante destacar que tiene diferentes implicaciones en función del sector deportivo. Mientras que en los sectores asociativos y privado es de vital importancia para los objetivos de expansión, en el sector de la administración pública tiene unas implicaciones totalmente diferentes que deben ser tenidas en cuenta.
  • La formación superior debería ser reglada y estar auditada por organismos estatales. Sin embargo, es totalmente necesario que esta formación no sea exclusiva e incompatible con otros medios educativos. Para el correcto desarrollo y actualización de la formación en gestión deportiva será necesario incorporar un modelo de formación continua a través de proyectos e-learning.
  • Se ha demostrado que la gestión deportiva es un área completamente multidisciplinar. Por tanto, es muy importante tener en cuenta que el gestor deportivo no debería especializarse totalmente en una única rama de la gestión empresarial o de las ciencias del deporte, sino que debería adquirir competencias propias de una dirección innovadora y global. En este sentido, sería necesario desarrollar futuros proyectos sobre las características que debería tener un equipo de dirección deportiva multidisciplinar.
  • Las competencias en dirección a través de nuevas tecnologías son las que mayor defícit presentan. No hay ningún desarrollo actual en el sector, y sin embargo están incluidas en el top de competencias más importantes para el futuro. La principal explicación por parte de los encuestados y entrevistados ha sido la falta de formación y de recursos actual, que hace imposible su implantación real en las organizaciones deportivas. Por tanto, será totalmente necesario incluir un programa específico de formación en nuevas tecnologías en cualquier programa de formación superior en gestión deportiva, que incluya analíticas, interpretación de datos, investigación de mercados y marketing digital.
  • Se deben seguir manteniendo competencias transversales como los trabajos en equipo, conocimiento de idiomas o compromiso ético, pues sientan las bases para poder desarrollar adecuadamente el resto de competencias.
  • Existen competencias que deben ser desarrolladas sólo en algunos de los sectores deportivos, por lo que se podría llegar a plantear la diferencia de itinerarios dentro de la formación superior en gestión deportiva, diferenciando entre deporte federativo, deporte espectáculo, dirección deportiva privada y administración pública. Mientras que en el sector del deporte federado se debe desarrollar mucho más unas competencias de marteking específicas, en el sector privado es necesario incluir competencias de responsabilidad social.
  • Por último, se ha manifestado que en la actualidad no existe una formación que sea determinante para poder contratar a personal en puestos de direcciones deportivas. Esperamos que mediante proyectos como el presente se pueda llegar a desarrollar una formación superior que sea una garantía de calidad en el sector de la gestión deportiva.

 

Leonor Gallardo

Jorge García Unanue

 

Grupo IGOID. Universidad de Castilla-La Mancha

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: