Actividad física, economía y universidad: una relación a tres bandas beneficiosa para todos

6 abril 2019 / Comments (0)

Opinión

Hoy 6 de abril se celebra el día mundial de la actividad física, iniciativa promovida  en diciembre de 1996 a través del Programa Agita São Paulo, por el Ministerio de Salud de São Paulo. Posteriormente la Organización Mundial de la Salud y Agita Mundo, consejo independiente de la Sociedad Internacional de Actividad Física y Salud, han contribuido a consolidar esta iniciativa de manera permanente.

En este sentido, tanto el Libro Blanco del Deporte elaborado por la Comisión Europea en 2007, como la comunicación de 2011, “Desarrollo de la dimensión europea en el deporte”, de la misma comisión, destacan la función social  del deporte y de la actividad física, como uno de los ámbitos en los que la agenda europea sobre el deporte debe centrar su atención. Dicha función social se traduce en cómo la actividad física incide sobre la salud, la educación y la formación, la inclusión y la integración social o la lucha contra todo tipo de discriminaciones.

La investigación en economía del deporte y en gestión deportiva puede y debe contribuir  a dar respuesta a uno de los propósitos de la Red Agita Mundo: “estimular la investigación, fomentar la difusión de información sobre los beneficios de la actividad física y estrategias eficaces para aumentar el nivel de actividad física”. No sólo porque desde estas disciplinas se contribuya a la adecuada medición del impacto económico que la actividad física pueda tener en la reducción de los costes de los cuidados en salud, el mayor rendimiento académico de los estudiantes, la mayor productividad de los trabajadores, o, en general, en el mayor nivel de bienestar en nuestra sociedad, sino también porque el análisis económico puede ayudar a evaluar adecuadamente los efectos  de las políticas que se adopten en relación con la práctica deportiva, así como a un mejor conocimiento de los factores que influyen sobre dicha práctica, como instrumento de ayuda al diseño de políticas específicas.

Este acercamiento al ámbito de la actividad física o la práctica deportiva desde la economía o la gestión puede extenderse a otras disciplinas, siendo muchas las perspectivas desde las que se puede aportar conocimiento relevante para este sector, cuya trascendencia social en sus múltiples dimensiones supera con creces, la ya de por sí importante, trascendencia económica.

Ello hace que la generación de conocimiento alrededor de la práctica deportiva deba ser cada vez más multidisciplinar por su propia naturaleza, siendo en este terreno de la generación de conocimiento en donde las universidades tienen un papel crucial a jugar. Para ello, deben entender de la importancia de la actividad física y el deporte en nuestra sociedad y deben escapar de los planteamientos tradicionales en el ámbito universitario, ejemplificados a modo de chimeneas de conocimiento, y entender que el enfoque multidisciplinar cada vez está más arraigado en el desarrollo del conocimiento, siendo la práctica deportiva en sentido amplio un buen ejemplo de ello. Los estudios del deporte o de la actividad física deben encontrar su hueco en el panorama universitario, más allá de la actual oferta en ciencias de la actividad física y del deporte, que evidentemente juega un papel relevante pero encajado dentro de esa estructura vertical de las chimeneas y con una orientación más específica.

En resumen, actividad física, economía y universidad son tres ámbitos obligados a entenderse y a colaborar para contribuir al progreso y al bienestar de nuestra sociedad.

Vida activa! Larga vida! para todos, haciendo uso del lema para 2019 del Día Mundial de la Actividad Física.

 

Jaume García Villar

Universitat Pompeu Fabra. Miembro de UPF Sports_Lab

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: